La charla supuso un acercamiento a la Unión Europea, esa institución a la que pertenecemos y cuyo nombre nos es tan familiar que no pensamos lo que supone para nuestra vida cotidiana. Gracias a esta actividad, patrocinada por la Unión Europea, valoramos como la fundación en 1957 de la entonces Comunidad Económica Europea (C.E.E)  acercó a países que hacía poco se habían enfrentado en la Segunda Guerra Mundial y, al tender puentes comunes, alejó el fantasma de la guerra. Ese acercamiento se plasmó también en recuperación y crecimiento económico que se fue incrementando  a la par que otros países europeos se integraban en el proyecto. España se integró en 1986, en 1995 Austria, Suecia y Finlandia  pero será  la caída del bloque comunista la que ocasione el mayor número de ingresos hasta conformar los 28 miembros actuales.

     Hoy en día la Unión Europea constituye una gran potencia mundial cuyo PIB supera al de EEUU y nos proporciona un marco territorial, jurídico y político que garantiza los derechos de los ciudadanos y vela por nuestro bienestar  (normas sanitarias, libre circulación de personas, regulación académica,…). Sin duda alguna somos afortunados de pertenecer a ella y debemos preservar sus beneficios para las generaciones futuras.

 

Go to Top