Un viejo árbol propera,                                                                                            

entre ramas y hojas espera,

a la dulce primavera serena,

para deslumbrar con su alma llena.

 

 

Mucha sabiduría pura,

el grueso tronco desprende,

con sus brazos dura,

desde enero hasta diciembre.

 

 

Es una imagen que expresa tranquilidad, sabiduría, longevidad y vitalidad. Este tronco es fuerte y robusto para poder enfrentarse a todas sus adversidades. Es esencial para desarrollar la vida y enfatiza muchos sentimientos esperanzadores.

 

ÓSCAR OBÓN 1º BCHTO C