Sobre mis cuadernos de escuela,

sobre el pupitre, sobre el roble,
sobre la nieve y en la arena
escribo tu nombre.

Sobre las páginas leídas,
sobre las páginas incólumes
-piedra, sangre, papel, ceniza-
escribo tu nombre.

En las imágenes doradas,
sobre los signos de la Corte,
sobre tizonas y corazas
escribo tu nombre.

Sobre el desierto y en la jungla,
sobre la infancia de las voces,
sobre la rama y en la gruta
escribo tu nombre.

Sobre el pan blanco de los días,
sobre el prodigio de la noche,
sobre la flor y las vendimias
escribo tu nombre.

Sobre los cielos que azulan
en los estanques -muertos soles-;
sobre los lagos -vivas lunas-
escribo tu nombre.

 

 

 

https://drive.google.com/file/d/13896pkc6M6yaqTcXmY6OtVSEfH0PkoVJ/view?usp=sharing

Este año hemos elegido  una canción de Joaquín Carbonell, quien nació en Alloza (Teruel) en 1947. Estudió interno en el colegio Salesianos de Sarriá (Barcelona). Con quince años dejó los estudios y trabajó como camarero y molinero, en el molino de la familia. 

 
 
 
 
 
UN ¡AY! Gloria Fuertes (Madrid 1917-1998) 
 
 
Invade el mundo un ¡ay!
un ay atroz,
y siempre el ¡ay! del ¡ay! es ley del hoy.
El ¡ay! porque no hay.
El ¡ay de mí!
porque no hay –ay de ti–
… El ¡ay! del Norte al Sur
es la única canción. 
 
Sólo hay un ¡ay!
porque no hay amor. 
 
 
                   Poeta de guardia (1968) 
 
 
 
 
 
Aparecido en PPLL durante el curso 2011-2012 

 

 

 

 

 

 

 

                                                       HELENA SANTOLAYA

UNA LÍNEA INVISIBLE

una línea invisible que hace pedazos el mundo una frontera es una línea invisible que hace pedazos el mundo una frontera es una línea invisible que hace pedazos el mundo una frontera es una línea invisible que hace pedazos

El mar era una alfombra mágica. Dibujó con

las uñas sobre el suelo la silueta de un barco.

Jugó a soñar el horizonte. Un instante después

su nombre, hecho pedazos, estallaba en el aire. 

 

 

 

[ME GUSTA ANDAR DE NOCHE] 

Concha Méndez (Madrid, 1898- México, 1986)

Me gusta andar de noche las ciudades desiertas,

cuando los propios pasos se oyen en el silencio.

Sentirse andar, a solas, por entre lo dormido,

es sentir que se pasa por entre un mundo inmenso.

Todo cobra relieve: una ventana abierta,

una luz, una pausa, un suspiro, una sombra...

Las calles son más largas, el tiempo también crece.

¡Yo alcancé a vivir siglos andando algunas

 

Un viejo árbol propera,                                                                                            

entre ramas y hojas espera,

a la dulce primavera serena,

para deslumbrar con su alma llena.

 

 

Mucha sabiduría pura,

el grueso tronco desprende,

con sus brazos dura,

desde enero hasta diciembre.

 

 

Es una imagen que expresa tranquilidad, sabiduría, longevidad y vitalidad. Este tronco es fuerte y robusto para poder enfrentarse a todas sus adversidades. Es esencial para desarrollar la vida y enfatiza muchos sentimientos esperanzadores.

 

ÓSCAR OBÓN 1º BCHTO C